The Tale – Un film de Jennifer Fox

Distribuído por HBO

https://www.hbo.com/movies/the-tale

Jennifer Fox hace películas que abordan grandes temas como: la Guerra, el Matrimonio Interracial , el Feminismo, la Familia y –actualmente- el Abuso sexual dentro de su primer largometraje ,  The Tale, cuyo estreno se realizó recientemente en HBO. Durante veinte años, documentó amorosamente a la familia Namkhai, lo que resultó en el film My Reincarnation (Mi reencarnación) que fue nominado al Emmy.

Su trabajo recibió premios como documentalista de cine a partir de un abordaje único realizado con técnicas de entrevistas de características innovadoras y de una gran diversidad cultural, desde una presencia inclusiva que comparte desde el ojo de su cámara, en un dar y recibir entre uno y el otro. A través del prisma de diferentes puntos de vista, sus películas capturan en detalles de un minuto, su campo de percepción que ilumina el momento presente con una claridad cristalina y una amplitud que va más allá de lo meramente personal o de lo que parte de un solo lado.

La memoria, en muchos de sus films, actúa como un catalizador de temas de gran variedad. En su mejor momento, se muestra como una artista original de maneras muy variadas; incluso en los momentos en los que la preocupación por su propia angustia parece ser auto- indulgente. La verdad sea dicha: toda su expresión artística es personal.

The Tale utiliza todas las técnicas desde una investigación dinámica entre individuos del presente y del pasado tales como una Jenny crecida en conversación con una Jenny joven y con otros. El film , parte de misterio, parte de drama, desenrolla lentamente el capullo apretado de una narrativa que la joven Jenny entreteje sobre su denominada (por ella misma) como “relación ” con un hombre mayor siendo ella aún pequeña; y cómo la madura Jenny – con coraje- desenreda la relación para revelar un caso clásico de manipulación denominado “grooming”, que conduce a actos de una conducta sexual inadecuada entre un adulto y un niño. Dejo los detalles para que los vean en el film actual en streaming por HBO TV.

Al día de hoy, The Tale, es su película más íntima sobre un tema universal que resuena actualmente en un tiempo perfecto dentro de un contexto social emergente donde se aborda el mundo más secreto del abuso sexual, más allá de hechos brutales. En sincronicidad con su estreno inicial se dio –simultáneamente- el empoderamiento internacional de las mujeres caracterizado por el movimiento del “Me Too”, y de un despertar global para no permanecer más en silencio.

Para aquellos de nosotros (hombres y mujeres ) que han experimentado abuso sexual o algún tipo de abuso, esta película ofrece una visión sobre cómo hacemos que nuestras historias sean narraciones que eluden el reconocimiento incómodo del trauma personal y del daño, moldeando los argumentos en historias tolerables redefinidas abstractamente, que niegan lo visceral, o que reaccionan desde una culpa que dura toda la vida. Me hace acordar al poeta irlandés W.B. Yeats quien, una vez dijo que somos “lastimados hacia adentro de la poesía.” No menos verdadero para la cineasta, es la exploración de su propia “herida ” como epicentro de este film  The Tale.

Igualmente verdadero es el conocimiento de que el cuerpo nunca olvida, incluso a nivel celular. Recientes estudios sobre el efecto del holocausto a través de las generaciones indican que el trauma pasa genéticamente de padres a hijos. En otras palabras, vive en nosotros, en nuestros cuerpos, incluso aunque nuestras mentes no sean conocedoras de ello. Este film lo aborda de modos sensibles y sutiles a través de la historia romántica de la niña Jenny, quien está en desacuerdo con el rechazo físico que experimenta al vomitar después de cada acto.

Como practicante actualmente en mi tercera década de este viaje, he llegado a respetar el comienzo del comienzo –los primeros pasos del bebé desde los confortables brazos de la ignorancia. Este film disparó en mí muchas respuestas y una consideración profunda desde la perspectiva del Buddhadharma . ¿Cómo se relaciona uno con la profunda herida personal? Cuando se le solicitó enseñar, Buda- inicialmente –se negó a hacerlo, pero finalmente aceptó. Como piedra angular de sus enseñanzas, comenzamos con las Cuatro Nobles Verdades – siendo la primera la Verdad del Sufrimiento. Su gesto para señalar su despertar fue el mudra de la tierra, al tocar el suelo. Siempre me siento conmovida al reflexionar sobre su iluminación que no fue atestiguada por ángeles ni dioses, sino por la humilde tierra, un suelo estable.

Muchos harían que viéramos todo lo que nos sucede como algo irreal, como un sueño.  Otros, incluso algunos más evolucionados, podrían hacer que simplemente descansáramos con una mente relajada en el momento más allá del tiempo y de la causa y el efecto. Estas justificaciones, cuando se realizan, por supuesto que nos eleven más allá del sufrimiento personal. Y aún, como expresó Issa, la gran poeta Haiku sobre la muerte de su amada hija :

El mundo del rocío
el mundo del rocio .
Y todavía, y todavía .

 

 En algún sitio entre el péndulo de la negación y el eternalismo, está el ojo de la tormenta de nuestro propio sufrimiento personal desde el cual, el haz de la conciencia puede incinerar el trozo de carbón y donde nosotros podemos -cuidadosamente – endurecer nuestros corazones para protegernos. Hasta que reconozcamos la verdad de nuestro propio sufrimiento ¿podrá haber compasión hacia los demás o progreso en nuestro sendero ?

¿Por qué es importante adentrarnos en la bodega de nuestras heridas más oscuras? Yo he conocido practicantes consumados de meditación que permanecen despistados sobre su propio sufrimiento, condenándose a sí mismos (y a aquellos que los rodean ) para actuar- década tras década- el mismo drama; o para beber hasta el olvido, torturando a sus hermanos y hermanas del Vajra porque no pueden perdonarse a sí mismos, o arrastrando la cadena de una profunda vergüenza envuelta en una pesada nube de depresión.

Las Cuatro Nobles Verdades son la piedra angular de la realización –el reconocimiento del nuestro sufrimiento, comprendiendo sus causas, terminando con nuestro sufrimiento , y- finalmente- el camino hacia la liberación . A no ser que lo abracemos, estaremos jugando siempre los mismos patrones, sin tener conciencia, atrapados como en un disco deformado.

Se dice que un bodhisattva siente el sufrimiento de los demás como una pestaña en nuestro propio párpado, en constante irritación. Este es el lugar de la arena que convierte nuestro sufrimiento en una perla de sabiduría.

Un film como The Tale nos muestra cómo podemos permitir que un grano de arena despierte nuestro propio potencial . “Se valiente” – es el mensaje de este film, y “mira dentro del espejo de tu mente”.

 

Por: Jacqueline Gens
Tsegyalgar Este
Día de la Dakini
9 de Junio, 2018

Traducido por : Laura Yoffe