ASIA : La escuela azul de Dolpo

asiadolpo
En un remoto lugar de Nepal, rodeado por valles inaccesibles con montañas que sobrepasan los 5.000 metros, se encuentra la región del Dolpo, oculta, aislada y salvaje, ocupa el 15% del área de Nepal , siendo el distrito más grande de ese país. El acceso a esta zona es extremadamente difícil, porque para llegar al pequeño aeropuerto de Juphal (a 2.490 metros de altura), se debe continuar a pie o a caballo, por las pocas vías de comunicación existentes. Por una parte, el aislamiento de la región la ha preservado de la contaminación; por lo que, la naturaleza aún es totalmente salvaje. Pero, por otro lado, esta región quedó excluída de todos los planes de desarrollo del país. Por este motivo, la zona del Medio Oeste que forma parte del Dolpo, es una de las áreas más pobres y retrasadas de Nepal.
La región del Dolpo está habitada por población Tibetana muy devota de la religión pre-Budista y animista “Bon Po”.
En sus valles, la vida es muy dura y muy difícil. En el año 2008, el Abad Geshe Nyima Woser, con la ayuda brindada por las familias locales, construyó el primer piso de la escuela Gangchen Meri. Esta escuela estaba destinada a convertirse en la primera escuela primaria reconocida por el gobierno Nepalés, que brindaría educación de calidad a niños huérfanos y a hijos de las familias Tibetanas más pobres.
Mientras esperaba recibir el reconocimiento del gobierno, la escuela brindó clases de tibetano, nepalés, inglés, matemáticas y ciencias sociales en horarios extracurriculares a 50 niños, cinco de los cuales eran huérfanos.

dolpo2
Los niños reciben al equipo de ASIA, dándoles la bienvenida a la escuela.

En Nepal hay un sistema educativo, pero no brinda enseñanzas de idioma Tibetano. Además, las escuelas dependientes del gobierno -a menudo- no garantizan una educación de buena calidad. Por eso, está reducido a cero la posibilidad de que los niños de los grupos más vulnerables puedan acceder a una educación superior. Asimismo, las escuelas no brindan las mínimas garantías de seguridad, ya que están construídas sobre la ladera de una montaña y muy próximas a un río; por ello, tienen riesgo de inundaciones, avalanchas o desprendimientos de tierra.
Por estos motivos, las comunidades de Hurikot y de Kaigon solicitaron enfáticamente la creación de una escuela que les brinde condiciones de mayor seguridad y mejor calidad educativa, para que los niños puedan mantener un mayor contacto con sus raíces y con su cultura.
El proyecto del Geshe Nyima Woser preveía la construcción de dos pisos más, con un espacio adecuado para vivir que alojara a la escuela; ya que muchos niños que viven a cuatro o cinco días de caminata de la misma necesitan alojarse en el edificio. Como los problemas económicos no permitieron que el Abad pudiera finalizar el trabajo, nos solicitó ayuda. Por eso, comenzamos a organizar una manera de brindarle nuestro apoyo como para poder completar la construcción de la escuela.
El proyecto fue presentado a Tavola Valdese, quien decidió financiarlo. De eso modo, decidimos comenzar la construcción de los nuevos edificios de Gangchen Meri.
En el mes de septiembre del año 2012, el equipo de ASIA, junto con el ingeniero contratado, visitaron la escuela de Gangchen Meri con el fin de realizar una inspección que permitiría preparar los diseños y el proyecto final de extensión del edificio. La idea original de añadir un segundo piso a la estructura ya existente fue rápidamente abandonada; ya que era inadecuado construir algo junto a lo ya existente. Asi fue que se buscó un nuevo sitio adyacente al edificio, con aulas pertenecientes a la escuela, sobre el cual se pudiera construir un nuevo edificio independiente uno del otro. Nuestra misión realizó nuevas inspecciones y mediciones sobre un total de 170 metros cuadrados, que incluían también un patio interno. De este modo, se podría garantizar la construcción de 2 baños y 9 habitaciones que albergarían a los alumnos.
El trabajo comenzó en el mes de diciembre del año 2012. La comunidad local participó de manera voluntaria en la construcción, transportando materiales como madera y piedras de la zona. Todo el edificio fue construído con materiales locales. Debemos destacar que sólo era posible transportar los materiales a lomo de burros o de yaks o sobre la espalda de los pobladores, ya que en esa zona no había caminos para autos. Todos los materiales eran llevados a Dolpo en aviones o en helicópteros, siendo transportados a pie o con yaks, durante un tiempo que variaba de 3 a 5 días. Por ese motivo, los materiales importados tenían un costo adicional.
Los únicos materiales comprados en el exterior fueron las láminas de metal para el techo y el vidrio para las ventanas. Como la construcción se extendió más allá del mes de mayo del año 2013 (mes de apertura del año escolar), fue imposible realizar la inscripción de los alumnos en la escuela.
Para cuando comenzara el nuevo año académico (en el mes de mayo del 2014), la escuela estaría terminada, amueblada y podría contar con 20 alumnos inscriptos.
La escuela azul de Dolpo ya está lista para acompañar a las nuevas generaciones de jóvenes Tibetanos en su crecimiento; asegurando así su derecho a la educación y preservando sus raíces.
ASIA decidió abrir un Programa de Patrocinio a larga distancia, con el fin de brindar a los niños de Gangchen Meri condiciones de vida dignas, y una oportunidad para que los niños huérfanos y aquellos de familias pobres puedan recibir una educación de calidad, y para que quienes lo deseen puedan dar su apoyo a este proyecto.

Plegarias antes de las clases
Los fondos que se junten serán usados para cubrir los costos de los estudiantes (uniformes, libros, inscripción, útiles escolares, etc); y también para asegurar el mejoramiento de los servicios y la calidad de la enseñanza dentro del ambiente escolar. En este sentido, los fondos también serán utilizados para muebles adicionales y equipamiento escolar, contribuyendo de este modo con los esfuerzos que ha hecho el Monasterio para amueblar esta escuela.
Quienes deseen brindar su apoyo desde la distancia a un niño de la escuela azul de Dolpo, pueden visitar nuestra página web: www.asia-ngo.org/en y llenar el formulario de manera de comenzar un Patrocinio a larga distancia, indicando que es “para un niño de Dolpo”; o escribir un mail a Roberta a la dirección de e-mail: adozioni@asia-onlus.org