El Proyecto de Dzamling Gar continúa avanzando

Piscina finalizada y casa de Rinpoche atrás. Foto de Paolo Fassoli

Entrevista a Benedetta Tagliabue, arquitecta del Proyecto de Dzamling Gar

Foto Vicens Gimenez

Febrero 2015, Dzamling Gar

The Mirror: Queríamos preguntarte sobre las novedades actuales de Dzamling Gar.

Benedetta Tagliabue:  Para darles una actualización, me resulta difícil recordar, ya que hemos realizado mucho, pasando de una cosa a otra, sin poder darnos cuenta qué es lo que ha ido cambiando de un año al otro. Por eso, son tan importantes las fotos.

Este año, principalmente, hemos terminado la piscina, aunque un poco tarde por algunas dificultades con el constructor. Hemos tenido cierto retraso, pero ya estará lista. Nuestro objetivo era que estuviera finalizada para el retiro de Mandarava, pero hoy o mañana ya estará lista para poder usarla.

¡Estará lista después de limpiarla! La única cuestión es que ahora hace frío. Por eso, el próximo paso será calentarla. Ahora es algo intermedio entre una pileta (para alguien muy corajudo) y un lago decorativo. Pero sentíamos que era muy importante tenerla terminada para este retiro.

Ahora, continuaremos con las casas. El año pasado hicimos muchos talleres con Saviana sobre cómo hacer casas más saludables y menos calurosas para el verano. Había muchas posibilidades, por lo cual, tratamos de ver cuáles eran las soluciones más factibles. Algunas no eran verdaderamente posibles, porque, por ejemplo: cubrir el exterior de las casas con material de corcho y después pintar el techo hubiera cambiado mucho el aspecto de las casas; y la diferencia climática tampoco lo hacía adecuado. Por eso, decidimos dejar las casas con la parte exterior así como están, sin hacer un gran cambio visual en la parte exterior, ya que hubiera sido algo muy costoso.

En cambio, estamos desarrollando las pérgolas. La casa de Rinpoche tiene la misma estructura, pero no podíamos hacer una pérgola allí por la ubicación de la piscina. Todas las otras casas tendrán pérgolas porque son muy importantes para reducir el calor solar en el interior de cada una de ellas. Las casas no fueron diseñadas para este tipo de clima.

Actualmente, Giovanni Boni está llevando a las personas en tours alrededor de las casas. También está proponiéndole a los Gars diversas opciones en el caso de que prefieran un tipo u otro de construcción, como por ejemplo: construir una pequeña pared en frente de la parte inferior de la ventana, permitiendo así que entre menos calor. También, está la posibilidad de inclinar la pérgola para que no sea tan terrible el calor. Este tipo de modificaciones haría que los exteriores se vieran más lindos. Resultaría mejor porque así se usaría madera y materiales naturales externos. Respecto al interior, cada Gar decidirá más o menos qué es lo que desea hacer. Yo pienso que no hay mucho por hacer, ya que no hay muchas opciones.

Mirror: Entonces ¿en cuanto al exterior: será muy parecida una casa de la otra? ¿Todas tendrán las mismas pérgolas?

BT: Esa es la idea. Yo creo que es lo mejor. Por supuesto, al final aparecerán algunas diferencias. Algunas casas ya son distintas. Considero que es mejor tener este tipo de apariencia uniforme. Creemos que el cambio surgirá más a partir de los jardines. ¡Somos muy afortunados al tener a Alix de Fermor haciendo unos jardines fantásticos! El año pasado, Saviana y Will estuvieron ayudándonos haciendo que todo parezca más natural, de modo que el trabajo físico relacionado con las plantas y flores fuera más visible. Creo que esto hará una gran diferencia. No sé si la arquitectura de las casas podría haber sido mejor o no; pero es lo que pudimos hacer, con flores fantásticas y un lugar muy confortable. Creo que todo esto es muy importante. Al final, ¡ quedará muy hermoso!

M: ¿ El trabajo exterior en las casas se demoró ?

BT: No es fácil, ya que tenemos muchas casas y hubo cierto retraso en cuanto a la comprensión de los Gars sobre quiénes serían los usuarios, etc., y cómo tendrían que pagar los clientes. Hubo confusión sobre todo esto, lo cual produjo cierto retraso. Los Gars nos preguntaban y pedían muchas aclaraciones antes de enviarnos el dinero: esto hizo que todo se hiciera más lento. Tampoco tenemos muchas personas trabajando, y hay mucho por hacer. Creo que hubiera sido muy optimista pensar que todo podría haber sido terminado este año.

Vista del area de la cafetería. Foto de Paolo Fassoli

M: Mencionaste el otro día que -según el plan del proyecto- tendríamos demasiados metros cúbicos de edificios.

BT: Sí, éste era uno de los mayores problemas que enfrentamos este año. Como arquitectos siempre tenemos este tipo de situaciones problemáticas relacionadas con los permisos. Este es un lugar muy grande y -en principio- un cliente normal lo terminaría y lo habitaría. Pero, en este caso, tenemos la posibilidad brindada por las autoridades de habitar el lugar antes de que el resto de trabajo esté finalizado. Para poder hacerlo, teníamos que realizarlo en fases, y después nos darían un permiso por cada fase. Pero luego, al tener que habilitarlo, ellos podrían decirnos:“Oh, antes de comenzar la fase dos, necesitan tener el permiso adecuado para la fase uno, y necesitan tener esto, y esto y esto.” Ellos cambiaron un poquito sus parámetros.

También, teníamos que decirles que ya teníamos construidas trece casas, y no sabemos si esas trece casas estaban construídas con o sin permiso; probablemente no. Por eso, tratamos de encontrar soluciones junto con las autoridades, ya que nuestra solución era la de no destruir las casas, como la ciudad nos solicitaba. Estábamos tratando de transformar todo en un gran centro del Gar subterráneo, que estuviera por debajo de la tierra, como este lugar * [*Jyagyip, donde nos sentamos para esta entrevista, Ed].

Esta no era una mala idea, ya que adentro del centro tendríamos una especie de spa con actividades para la salud y tratamientos. Pensamos que por el clima, sería mejor hacer algo subterráneo, porque la temperatura es más moderada. Por eso, pensamos usar esta solución. Pero después -para poder hacer esto- tuvimos que cambiar el proyecto. Y una vez que tuvimos el espacio por debajo de la tierra, necesitamos incluir más metros cuadrados para que las dos casas que excedían los metros cuadrados requeridos no causaran problemas y no tuvieran que ser demolidas. Así, podríamos hacer uso de ellas.

 

El Jyagyip o ‘bunker’ debajo del área de la cafeteria. Foto de Paolo Fassoli

M: ¿No sería algo muy húmedo por debajo de la tierra?

BT: No, porque llevaríamos tierra para ubicarla artificialmente; y así, la estructura no estaría cerrada completamente, ya que entraría luz del cielo, etc. Podría ser algo muy hermoso. La decisión principal sobre la estructura principal- el Gonpa- es que debía estar más arriba. Esto nos daría la posibilidad de tener más espacio. Por eso, estamos llevando tierra para que se pueda ver el mar desde el Gonpa. Imaginamos que de ahí tendremos la mejor vista

M: Tal vez, comparado con el año pasado , el proyecto está quedando más claro en relación a cómo quedaría la parte superior de la última fase del proyecto, que incluye el Gonpa, y tal vez, el centro de salud.

BT: Exactamente: ahora está quedando más claro respecto de los metros cuadrados, y en relación a cómo usar o reducir las estructuras existentes, lo cual es muy complicado. Aún, el proyecto está un poco abierto en relación a la función real o al uso real del espacio, porque todavía no estamos muy claros sobre cómo lo usaremos. También, estamos empezando a dudar sobre el Gonpa que hemos diseñado, que es muy grande, muy grande. Pero ahora, al ver las danzas que se hacen adentro de la gran carpa, no sabemos si será suficiente. El Gonpa es un poquito más grande que la carpa, pero tenemos que tener cuidado con las columnas y la estructura. Tal vez necesitamos que sea un poquito más grande. Hemos ganado una gran terraza al lado, por lo cual, probablemente, tengamos que hacer una estructura abierta hacia la terraza, para que las partes de la terraza puedan ser incluídas en el Gonpa (como se hizo en Merigar [Oeste]). Aquí, será de un piso solamente, tendrá una gran superficie. Ese es el gran cambio de concepto. Ahora, tenemos que hacer planes sobre la estructura: pienso que aún necesitamos desarrollar mucho más en términos de la forma del edificio grande y de cómo se verá.

También tenemos otra idea, que – tal vez- no sería tan fácil de realizar. El año pasado hicimos talleres muy hermosos, relacionados con los jardines y con la piscina, y con cómo limpiar la piscina en forma natural. A lo mejor esto no sea algo muy aceptado. En la base de la piscina habría plantas que podrían limpiar el agua; y cuando la pileta estuviera aprobada, podríamos decidir cómo usar las plantas de manera natural.

Una de las casas de Dzamling Gar con pérgola. Foto de Paolo Fassoli

M: ¿Tenés alguna idea más para incluir ?

BT: El año pasado hicimos talleres sobre el jardín y la piscina, muchos de ellos con Saviana que estaba trabajando con un tipo de arquitectura de permacultura (que era algo nuevo para mí), y que es fantástica. También tuvimos a dos bioarquitectos viendo las posibilidades sobre cómo hacer que el lugar sea más saludable. Yo estoy pensando que para el año que viene podríamos organizar un tipo de taller de arquitectura sobre la tierra, donde un grupo de jóvenes arquitectos liderados por buenos maestros y arquitectos pudieran venir acá (lo tengo que consultar con Rinpoche a ver si le gusta o no hacer algo así ), para hacer algunas estructuras pequeñas. Por ejemplo: para hacer bancos y lugares de sombra o espacios para ventiladores alrededor de la piscina, que sean algo así como pabellones. Esta es una posibilidad que se usa mucho en Europa y en otros lugares donde se hacen festivales. Yo participé en uno que se llamaba Hola madera, donde se había convocado a grupos de estudiantes y maestros que hicieron diez o doce pabellones de madera que se veían espectaculares. Se sacaron fotos y luego se tiró todo abajo. Acá, podríamos hacer algo así, pero las piezas podrían permanecer. Somos una organización bastante grande. Y si a Rinpoche le gustara este tipo de idea, podríamos tratar de organizar algo así. Al mismo tiempo, podríamos hacer piezas de distintos arquitectos, con distintos estilos. Asimismo, podríamos convocar a distintas personas que tuvieran contacto con la Comunidad, como ya hicimos en el taller de Saviana el año pasado.

Antes de Dzamling Gar, hicimos una competencia sobre el tema del centro de salud. No insistimos mucho porque era muy al comienzo; pero muchos estudiantes se inscribieron y tuvimos cerca de ochenta propuestas a partir de una tormenta de ideas sobre planes para este lugar. Era una competencia con un ganador y todo eso.

M: ¿Hay algo más que quieras decirle a los Gars y a las Comunidades del mundo sobre el futuro de Dzamling Gar?

BT: Estoy muy impresionada por cómo el Maestro considera a Dzamling Gar algo tan fundamental e importante. Por eso, pienso que es muy importante venir acá para que todos los Gars participen y hagan las casas según sus personalidades, ya que ése es el deseo del Maestro. El Maestro decidió que cada Gar se haga cargo de una de las casas. Por eso, habrá individualidades a partir de que cada Gar puede dar ideas sobre cómo usar el lugar y cómo manejarlo. Supongo que al final, todos manejaremos esto juntos, ya que es muy difícil hacerlo individualmente. Pero, creo que es muy importante para comenzar el venir acá, empezar a tener un lugar. Si el Maestro tiene esto en su mente, significa que es algo realmente muy importante. Por eso, estamos haciendo y ayudando; pero después, cada uno debe participar.

M: Benedetta: ¡muchas gracias por tu precioso tiempo!

Posteado por: Liz Granger // Entrevistas // Abril 17, 2015