El servicio de alojamiento de las Casas de Dzamling Gar

Colaboración y Armonía entre las casas y los jardines

Traducido por Dragana Lukic Tesanovic

Fotografía Paolo Fassoli

Aspiraciones y Valores

El programa de alojamiento de Dzamling Gar promociona vivir conjuntamente en armonía siguiendo los principios de Chögyal Namkhai Norbu y los valores de la Comunidad Dzogchen Internacional (IDC), proporcionando un servicio de alojamiento a todas las personas que tengan un interés genuino en estos mismos valores y en las actividades asociadas. Las casas de Dzamling Gar respetan las respectivas culturas y sirven como bases colectivas para la promoción de la coexistencia de paz y de unidad dentro de la diversidad cultural.

Cada casa está conectada a un Gar u organización distinta dentro de la IDC: Merigar (Europa); Samtengar (China y Asia); Kunsangar (Rusia y Ucrania); Tashigar (Sudamérica); Tsegyalgar (Norteamérica); Namgyalgar (Australia y Pacífico asiático); Dzamling Gar ( Tenerife, Islas Canarias, España); la Casa de Medicina Tibetana y de la Fundación Atiyoga y la Casa de ASIA Onlus y la de la Comunidad Dzogchen Internaciona (IDC). Los preciosos jardines unen las casas cual símbolos vivientes del flujo armónico de comunicación entre las casas, y han sido cultivados como ornamentos de los espacios entre las casas. Todos los visitantes son bienvenidos a participar en una amplia variedad de actividades educativas y artísticas que facilitan la relajación y el disfrute, el descubrimiento del conocimiento y el entendimiento, y la expresión del amor natural de la humanidad.

Cómo reservar

Todos los miembros de IDC son bienvenidos para apoyar al Gar al que pertenecen así como para realizar una reserva en la correspondiente casa. Si la casa de vuestro Gar no les proporciona la opción de alojamiento que necesiten, pueden reservar su estadía en otras casas. Para reservar un alojamiento, por favor envía una solicitud a los Agentes de Reservas de las casas de Dzamling Gar.

Algunos de los visitantes y agentes de las casas han hablado sobre sus experiencias de su estadía en el Gar y también sobre la preparación de las casas para su ocupación.

Casa Kunsangar – Anya Neyman, huésped.

“Estamos felices por habernos alojado aquí ya que hemos contribuído en el Gar en vez de utilizar un alojamiento afuera. Esta es nuestra pequeña contribución para el desarrollo del Gar. Es un sentimiento muy bonito cuando uno se levanta a la mañana y saluda a sus vecinos. También se tiene unas vistas maravillosas del océano. La casa fue amueblada por Lesya Cherenkova, y como ella trabajó como diseñadora de interiores, lo hizo muy bien. La casa fue amueblada con recursos limitados, pero es muy cómoda y acogedora, con pequeños toques. Todo estuvo muy bien pensado. Por ejemplo: la cocina está muy bien equipada para cocinar y servir comida; en cada baño hay una lavadora y un secador, etc. Aquí tenemos todo lo que necesitamos para vivir. Hay incluso esterillas de yoga en la casa , por lo cual podemos practicar Yantra Yoga en la terraza. Para ahorrar dinero, Lesya compró materiales para las cortinas que fueron cosidos por Lidia Kudryavtseva. Lesya, Lidia y Dima Volodin pusieron mucho tiempo y esfuerzo como karmayoguis para tenerlo todo listo en muy poco tiempo.

Estamos compartiendo el piso superior que tiene dos habitaciones, cada una con su propio baño y una gran cocina y sala de estar comunitarias. En la parte de abajo, la mitad del espacio está dividido en dos apartamentos, al igual que las demás casas del Gar Global. Pero la otra mitad se dispuso como albergue el cual tiene dos habitaciones con tres camas cada una, dos baños, una sala de estar comunitaria con dos camas y una gran cocina compartida. Puede alojar a ocho personas. La cocina del albergue está bien equipada para un gran número de personas. Todo es muy básico, pero muy bien amueblado y confortable. Es bonito cuando personas de diverso poder adquisitivo pueden alojarse en la misma casa ya que hay posibilidades para todos.

Estar aquí es una buena oportunidad para colaborar. Por ejemplo: estamos compartiendo con otra persona mayor que nosotros, y tenemos distintos horarios para acostarnos, etc. Por lo tanto, tenemos que adaptarnos los unos a los otros para tener horarios parecidos para ir a dormir y levantarnos, así no nos molestamos.

Finalmente, me gustaría comentar que hace tres años que no he estado en Dzamling Gar, por lo cual me maravillé al volver. Estaba oscuro cuando llegamos y había muchos árboles y plantas: era como una jungla.

Recuerdo que el primer año en el Gar apenas había alguna cosa viva por ahí. Estaba realmente impresionada. Ha sido un trabajo tan grande con tantos cambios.”

Casa Merigar – Karin Koppensteiner, huésped

“Nos alojamos en el apartamento número 3 de la Casa de Merigar. Todos los pisos de la planta baja están operativos, son del mismo tamaño y tienen una buena cocina de Ikea y un buen baño. Tenemos una gran terraza y un bonito dormitorio; aunque creo que deberíamos poner algunos mosquiteros en esa parte de la casa.

 

 

Mi marido Peter y yo hemos puesto muchas plantas en los maceteros que dividen las terrazas individuales. Algunas de esas plantas madurarán en arbustos y también separarán los espacios. La semana que viene añadiremos los sistemas de agua necesarios.

Cuando llegamos aquí pensamos que el alojamiento era muy básico, y decidimos que queríamos dedicarnos y dar, en vez de hablar de lo que falta. Empezamos comprando cosas que necesitábamos, con la idea de dejarlas en el apartamento cuando nos fuéramos: como una lámpara de lectura o una tetera. Las cosas de un apartamento donde siempre cambian los residentes tienen que ser de buena calidad; pero no es necesario que sean caras.

La experiencia que Peter y yo hemos tenido aquí no tiene que ver tanto con el piso sino con el estar en el Gar, y en sentirnos parte del Gar. Esta es una experiencia única para mí: estar aquí, salir por la puerta y siempre encontrarse con practicantes.También es muy inspirador cuando vamos al Gonpa como si fuera parte del espacio vital. Lo encuentro realmente maravilloso.”

Casa Namgyalgar – Thuy Nguyen, agente de la casa

¿Cuál ha sido tu experiencia a la hora de preparar la Casa de Namgyalgar?

“La Casa de Namgyalgar ha sido un proyecto monumental del cual he tenido el privilegio de formar parte. Fue estimulante y agotador, a la vez que gratificante.
Aterricé a mediados de octubre del 2016 en un lugar en construcción realmente ruidoso y lleno de polvo. La casa ha sido totalmente transformada de un edificio en ruinas a una estructura sólida pintada de color lavanda. En dos semanas, sobre el terreno mi área de trabajo se duplicó en forma de cuatro cocinas, seis habitaciones y seis baños a través de cuatro apartamentos. Fue habilitada para los huéspedes durante el retiro de Yangtig de diciembre, en menos de dos meses. .”

Marco y Thuy con una mesa hecha por Marco

“Di todo lo que tenía para completar el proyecto en el tiempo establecido. Viví y respiré la casa de Namgyalgar durante meses hasta el final. De hecho fué muy intenso y estresante. A diario, cuando veía a Rinpoche, tenía un pequeño recordatorio de que el objetivo era estar presente y relajado…pero raramente lo encontré tan fácil. Mi mente estaba cargada diariamente con decisiones sobre los muebles y con la actividad frenética de los números del catálogo de IKEA.
A pesar de ello, todo confluyó y no hubiera sido posible sin la ayuda y la amabilidad de muchos que generosamente dieron su tiempo y energía para ayudar. Esta fue la parte más enriquecedora del trayecto, las relaciones construidas durante el camino con todas las personas que hicieron posible la Casa de Namgyalgar.
Así que cuando lleguen a la Casa de Namgyalgar y se sienten, duerman, laven, cocinen, coman, celebren , practiquen, dediquen por favor un pensamiento a los esfuerzos de tantas personas que lo han hecho posible. Es un espacio maravilloso que transmite armonía y calma. ”

Celebrando en la casa de Namgyalgar

La disposición de la Casa de Namgyalgar, ¿es igual a las otras casas? La Casa de Namgyalgar tiene un departamento de dos habitaciones en el piso superior, y en la planta baja tiene dos departamentos de una habitación y uno de dos habitaciones que se pueden reservar por cama o por habitación. Tiene mucha flexibilidad para satisfacer las diversas peticiones. Se diferencia de las demás casas en que cada habitación tiene dos camas: una individual y una matrimonial. Esto evita tener que mover las camas individuales para hacer una cama doble para las parejas, y le brinda al alojamiento flexibilidad y capacidad extra durante los retiros con mucha afluencia de gente.

¿Hay algún tipo de acuerdos especiales para poder alojar a huéspedes o instructores de otros Gars? La comunidad de Namgyalgar es pequeña y aunque sus miembros tienen prioridad, aceptamos gratamente a miembros de todos los Gars.

Casa de Samtengar – Elena Kalistova, agente de la casa

“En la planta baja de la Casa de Samtengar hay cuatro departamentos, cada uno con cuatro camas: dos en la habitación y dos en el salón/comedor, al igual que en las otras casas de los Gars. Los departamentos tienen un bonito mobiliario de Ikea. La única cosa diferente es que pusimos algunas cortinas en la cocina/sala de estar para separar el área de la cocina de la zona del dormitorio con el fin de dar privacidad a los huéspedes.

En la planta superior de la casa, el espacio se ha convertido en un precioso Gonpa con una pequeña tienda con objetos para la práctica, tales como dhamaru, campana y dorje,etc. (Http://melong.com/tibetan-room-samtengar-house-dzamling-gar/)

También hay una habitación pequeña que sirve de oficina, una cocina pequeña para té y café y un baño. Hay muchas esterillas y almohadones para sentarse cómodamente, y a la gente realmente le gusta este lugar. Este pequeño Gonpa está disponible para pequeños cursos si el Gakyil de Dzamling Gar quisiera utilizarlo. Toda la decoración y el mobiliario del Gonpa- en estilo tradicional tibetano- ha sido fabricado y traido de China .”

 Casa Tashigar – Alonso Espinosa, huésped

“Alojarse en la Casa de Tashigar es realmente fantástico. Los departamentos son de gran calidad y muy confortables. Clara Bordeau y Valter Bianchini, algunos de los donantes de la casa, han hecho un trabajo increíble para amueblarla.

Esta es mi tercera estancia en la zona, pero alojarse en Dzamling Gar es -por lejos- lo mejor. Aquí uno puede deshacerse de muchas tensiones que por -el contrario- no se puede afuera ya que aquí, lo que gobierna es el Gar. Aquí estás con los practicantes, muy cerca del Gonpa, se puede socializar. Esto no es posible afuera.
Otro punto es que lo que ocurre aquí es muy diferente a lo que está ocurriendo en los diversos Gars del mundo. Hay una textura diferente aquí, más abierta, más Khaita, etc. Hasta ahora, los Gars han estado un poco más cerrados. Ahora es todo lo contrario en Dzamling Gar, aunque algunas personas no lo entienden. Es algo imposible de entender a menos que uno venga aquí. Mi consejo a las personas es que realmente intenten crear la posibilidad de venir y experimentarlo. Es algo que no se puede expresar con palabras. ”

 Casa de Tsegyalgar – Kyu Kyono, responsable local de la casa

“Siento que cada casa que Rinpoche designó a cada uno de los Gars es como su regalo a los Gars ya que en este lugar ellos representan a la Comunidad Dzogchen Internacional. Cada casa tiene su propio sabor.

Giorgio Minuzzo y Monica Patiño de Tsegyalgar Oeste fueron las primeras personas en Dzamling Gar que empezaron a amueblar y completaron algunas de las unidades en esta casa. Yo los ayudé a hacerlo en este último año. Así obtuve un poco de experiencia e intenté copiarlos este año con las otras unidades. Dividimos la responsabilidad con Tsegyalgar Oeste para amueblar tres de los departamentos de la planta baja. Tsegyalgar Este se hizo responsable de uno en la planta baja y del departamento grande de la planta superior. Ellos hicieron su parte y nosotros la nuestra, pero todo es la Casa de Tsegyalgar. Ahora que todo está más o menos terminado, Este u Oeste da lo mismo.
Me dí cuenta que tengo como el rol de Geko aquí, haciendo que los huéspedes se sientan cómodos. Muchas personas que vienen aquí realmente disfrutan de su estancia en el Gar. Esta casa se encuentra justo detrás de la casa de Rinpoche.

Esto es parte de la visión de Rinpoche. Las personas de todas partes del mundo sienten como la canción de Rinpoche :– ‘Vengan lo antes posible de manera relajada’. Yo estoy aquí para asistir y mi experiencia al estar aquí es la de alguien que ha sido bendecida. ”