Entrenamiento de las 50 Danzas Khaita

Requerido para el exámen de Instructores de Khaita, liderado por Salima Celeri y otros balarines expertos

khaita

Más de 20 personas asistieron a la primera parte de este excitante curso organizado por Merigar Oeste  y por la Fundación Shang Shung , del 16 al 22 de junio, con el objetivo de adquirir un conocimiento preciso de las 50 danzas que Chögyal Namkhai Norbu seleccionó para el entrenamiento de Instructores de Khaita .

Salima Celeri lideró el curso, y Lena Dumcheva realizó una serie de sesiones donde se detallaron los aspectos geográficos e históricos más relevantes de Tibet. El curso estaba abierto a : las personas que sencillamente deseaban aprender las danzas, a los bailarines aspirantes a ser Instructores, y a los Instructores que deseaban refrescar su práctica a partir de revisar más detalles, actualizando posibles pequeños cambios y profundizando el sentido y la belleza de las coreografías.

El curso fue bastante intensivo y constó de dos sesiones diarias: en total, se explicaron 23 danzas y se dedicó un tiempo más largo a las coreografías más complejas donde se aprendió a respetar el espacio de cada uno , a colaborar y poner en práctica los tres famosos principios enfatizados una y otra vez por Rinpoche en diversas ocaciones , particularmente el ‘GRIG, que significa coordinar tus movimientos y trabajar armoniosamente con el grupo con el que estás bailando’. Cada danza fue repetida una y otra vez, y Salima pacientemente chequeó a todos los bailarines , corrigiendo y clarificando las dudas, y pidiendo a los participantes que- por turno – fueran liderando las danzas , para asegurarse que todos tuvieran la confianza suficiente como para practicar las danzas sin imitar ni seguir a los demás. Una vez más yo sentí que -.a través de Khaita- podíamos integrar la armonía interna con la armonía del espacio, y con la armonía del grupo, haciéndolo – indudablemente- como una maravillosa práctica .

Todos participaron activamente, disfrutando el curso y la atmósfera que mantuvo el espíritu de Khaita, compartiendo la alegría de practicar y de colaborar juntos.

Las estrategias de enseñanza aplicadas por Salima fueron increíbles y muy estimulantes, y una inspiración para cada uno de los que tenían la intención de convertirse en Instructores; como también para los practicantes que ya están enseñando las danzas Khaita alrededor del mundo y que tuvieron la oportunidad de mejorar sus técnicas de enseñanza.

Personalmente, me impresionó la amorosidad y el cuidado hacia cada uno. Estoy segura de intepretar el sentimiento de todos al decir que esperamos con ansias nuestro próximo encuentro -del 13 al 17 de julio- de la segunda parte del curso.

khaita-1

Por: Elisa Copello

Traducido por: Laura Yoffe