La escuela Wakha – No les gusta comer afuera

Tibet. Los niños y niñas de la escuela Wakha comen en el exterior, en el barro, sobre rocas y troncos. La situación es realmente peligrosa, sobre todo durante el invierno, cuando las temperaturas son extremadamente bajas.

En la provincia de Qinghai, el estudio de la lengua y la cultura tibetana está en creciente riesgo. El índice de analfabetismo y deserción escolar en las áreas habitadas por los nómades es muy elevado, por lo cual, el empobrecimiento cultural de las nuevas generaciones tibetanas se hace cada vez más y más notorio.

Por este motivo, la escuela Wakha es esencial para asegurar la correcta educación de los niños y niñas de la comunidad tibetana nómade que habita las praderas, a unos 3.500 metros de altitud.

Wakha es una de las pocas escuelas rurales de la provincia, aunque no es capaz de alojar adecuadamente a todos sus pupilos.

En 2012, ASIA intervino y completó un edificio nuevo para aulas y oficinas del personal, equipándolo con todos los materiales educativos necesarios. Las nuevas aulas -diseñadas combinando la arquitectura tradicional tibetana con técnicas verdes sustentables- aseguran una educación primaria de calidad para los niños y niñas tibetanos, preservando su lengua y cultura. Actualmente, se están terminando los dormitorios que podrán alojar a 127 estudiantes inscriptos.

Sin embargo, la escuela aún no es capaz de satisfacer completamente los estándares de calidad y las especificaciones que necesitan los estudiantes jóvenes.

La falta de baños incrementa el riesgo de propagación de enfermedades orales y fecales, y fuerza a los estudiantes y profesores a defecar en el exterior, difundiendo así el riesgo bacteriológico a las aldeas cercanas como consecuencia del drenaje natural que resulta de la lluvia y la nieve. En la escuela, también faltan duchas y lugares con agua caliente donde los niños y niñas puedan lavarse y mejorar su higiene.

La falta de un alambrado o de una pared protectora incrementa el riesgo de ataques de animales salvajes y de perros callejeros, que cada vez aumentan más y merodean las áreas pobladas en busca de comida y presas.

Finalmente, pero quizás el elemento más urgente hoy en día, es la falta de una cocina en condiciones y un lugar dónde comer y almacenar los suministros. Esto significa que los niños y niñas se ven forzados a comer en las aulas o al aire libre, y que lo que cocinan se vea afectado por el humo derivado de la combustión del carbón, lo que causa serios problemas cardio-respiratorios, tanto al equipo docente como a los jóvenes estudiantes.

Hoy en día, los estudiantes comen en el exterior, en el barro, sobre rocas y troncos. Esta situación representa no sólo un riesgo para la salud e higiene de los jóvenes durante un lapso en su rutina diaria, sino también un peligro real particularmente en los meses invernales, cuando las temperaturas son extremadamente bajas. Es urgente e importante contar con un comedor y una cocina con mínimos estándares de higiene.

Para ayudar a los niños y niñas de la escuela de Wakha puedes participar en este proyecto con varios tipos de donaciones :

10 Euros para donar la vajilla para un niño o niña

50 Euros para contribuir en la compra del equipo del comedor

300 Euros para participar en la construcción de la cocina y el comedor

Para ayudar a los niños y niñas de Wakha mira el siguiente video. Puedes unirte al proyecto – cliqueando en el link