Losar, Año Nuevo Tibetano

Por : Dra Phuntsog Wangmo

El Año Nuevo Tibetano llamado Losar se celebra para dar la bienvenida al Año Nuevo, una festividad común en todo el mundo que se celebra en distintos momentos, según como se calcule el comienzo del año nuevo. Por eso, hay grandes diferencias relacionadas con las preparaciones de las ceremonias auspiciosas del Año Nuevo, determinadas por las costumbres presentes en las distintas regiones de Tibet. Los tibetanos residentes en las zonas altas de nieve tienen muchos festivales tradicionales, donde la fiesta de Año Nuevo es la más elaborada.

En Tibet hay muchas maneras distintas de calcular el comienzo del Año Nuevo y hacer los preparativos para tales ceremonias auspiciosas. Por ejemplo: existe el Año Nuevo llamado “Año Nuevo de la oveja pequeña” o de la “oveja nueva” (gsar am beu lug lo gsar), que comienza el primer día del décimo segundo mes lunar. Existe el ‘Año Nuevo Kongpo ’ (kong poi lo gsar) que comienza el primer día del décimo mes lunar; y el ‘Nyarong Losar’ (nyag rong gyi lo gsar) que empieza el décimo tercer día del décimo segundo mes lunar. Estos distintos modos de determinar el comienzo del año nuevo tiene varias razones que pueden ser rastreadas en un pasado muy antiguo. En cualquier caso, los distintos Años Nuevos celebrados en las regiones específicas del Tibet son llamados ‘año pequeño’ (lo chung), mientras que al Año Nuevo calculado como primer día del primer mes lunar se lo llama ‘gran año’ (lo chen), y se lo celebra en tres regiones de Tibet (dbu gtsang, mdo stod, mdo smad) por todos los Tibetanos residentes fuera de Tibet.

Danzas Cham en el Monasterio Khumbhum en Amdo (hoy Provincia de Qinghai ) para celebrar Losar.Foto: F. Grassi

Danzas Cham en el Monasterio Khumbhum en Amdo (hoy Provincia de Qinghai ) para celebrar Losar.Foto: F. Grassi

Aunque las distintas maneras de celebrar el Año Nuevo en Tibet varían levemente según las distintas provincias, la mayor parte son parecidas. Las prepara­ciones empiezan al comienzo del mes 12, y culminan el día 29 del mes 12. Comienzan con la limpieza a fondo de la casa, tanto por dentro como por fuera, haciendo sang dentro de la casa para remover las negatividades. Se hacen marcas redondas sobre los pilares y las vigas de la cocina con harina blanca.

Existe una tradición de preparar una sopa llamada ‘sopa del día 29’ (dgu thug), para la cena. Esa misma tarde, se hace la ofrenda de una torta de sacrificio (gtor ma) a los dioses que es llevada a cabo por los monjes para eliminar las influencias negativas del año anterior. Cada familia lleva ropas viejas, utensillos de cocina rotos, un poco de suciedad de la limpieza de la casa, un poco de sopa del día 29 dentro de un recipiente roto, un poco de masa mezclada con algo de la suciedad del cuerpo ( que simboliza la eliminación de las impurezas y enfermedades específicas del lugar donde la enfermedad se ha alojado). Todo modelado con los cinco dedos en la masa y colocado en un jarrón junto a la ropa, con pelos caídos, etc.. Esto es llevado al cruce de caminos más cercano, simbolizando el sacar afuera todas las negatividades. Si hubieran seres invisibles apegados a ciertos objetos, se los podría satisfacer con estas ofrendas. Se ofrenda a estos seres lo que querramos, y – al satisfacerlos- se les pide que se vayan.

La ‘sopa del día 29 ´ o dgu thug es el método de adivinación del año próximo. El objetivo principal de la sopa es juntar a toda la familia y disfrutar juntos. Los principales ingredientes usados para preparar esa sopa son: carne, pequeñas papas dulces, arroz, trigo, varias verduras verdes y queso. Se cocinan pequeños pedazos de masa en la sopa y algunos pedazos son más grandes que otros. Si uno o más de los trozos grandes caen en el tazón de alguna persona, el contenido de ese trozo servirá como una indicación del carácter, de la conducta de la persona y como signo de lo que le sucederá en el futuro. Por ejemplo: chili (discurso duro y regañón), negro (corazón negro), papel (inestable), lana (paciente), madera (inflexible), salado (perezoso), azúcar (hablar vacío y dulce), hueso (carácter bueno y fuerte), piedra (estable y amable). En la sopa también están: el sol (famoso por mostrar el modo de ser para los demás seres), y la luna (bueno y servicial para otros seres), zapatos (viajar ), estrella polar (inteligencia), escritura sagrada (enseñanzas y beca), todo esto modelado en masa.

Las sustancias colocadas en las bolsitas varían un poco según las distintas regiones de Tibet. Por ejemplo: en las zonas nómades se coloca un pedazo de cuero de animal en bolsitas más grandes para predecir si el ganado será bueno o no el año próximo. Antes de tomar la sopa, se preparan los artículos que serán arrojados afuera. Un poquito de sopa es vertida dentro de un cuenco roto. Todo esto es llevado al cruce de caminos. Esa noche, cuatro o cinco hombres llevarán todos los elementos. Uno de ellos cargará un palo con un paquete de pelos secos que será prendido fuego. El joven que encabece el grupo dará vuelta tres veces diciendo: ´¡Sal de ahí! ¡Sal de ahí!´ El grupo dejará la casa y el último de ellos encenderá los petardos como símbolo de la persecución de las influencias negativas.

Una vez que hayan llegado al cruce de caminos (en Tibet oriental un hombre jóven deberá ir primero), y todos deberán imitar el sonido del ladrido de un perro y luego encenderán los petardos. Después, el jóven haya tirado todo lo que hubieran juntado, deberá regresar a la casa sin mirar atrás. Durante el tiempo en que tiraron lo que juntaron, si un miembro de la familia (excepto los que fueron a tirar los objetos) no llegara a la casa por quedarse dando vueltas por algún propósito, se considera que en los años venideros tendrá mala suerte. Una vez que los hombres jóvenes regresaran a la casa, todos tomarán sopa, beberán cerveza (chang)y conversarán de manera relajada y juguetona. Mientras buscan las bolsitas más grandes dentro de los cuencos de las distintas personas, se explicará su significado, y esto será causa de risas.

En el día décimo tercero, se preparará la casa para la festividad y se la arreglará con mesas, sillas y alfombras nuevas. Se prepararán comidas diferentes para la familia y para los invitados, y otra que será ofrendada a los dioses. Se limpiará la casa nuevamente al atardecer de ese día, y se colocarán galletitas dulces de Año Nuevo ( kha zas ) de manera muy vistosa, entrelazada en el altar de la casa, junto con frutas secas y frescas, con queso y mantequilla. En Tibet oriental hay una tradición de preparar lo que se denomina ´mantequilla en polvo´ que consiste en harina de cebada tostada mezclada con manteca, azúcar, miel y leche. En Tibet central se lo sustituye por una ofrenda de una caja hermosamente pintada con dos compartimentos: uno es llenado con harina de cebada tostada, y otro con trigo tostado.

Estas ofrendas son colocadas en un lugar del altar de la siguiente manera: en el centro se ubicarán los platos con galletitas dulces colocadas de manera muy hermosa, junto con la cabeza de una oveja hecha de manteca. (En los tiempos antiguos se colocaba una cabeza de oveja verdadera). La cabeza de oveja es adornada con joyas y bufandas y la boca es untada con manteca. La oveja simboliza una ofrenda por el pastoreo del ganado del año pasado; y es un factor auspicioso para el pastoreo del ganado del Año Nuevo. Cerca de la cabeza de la oveja se colocará una hermosa jarra conteniendo brotes frescos de cebada o de trigo plantados en las semanas previas, como una ofrenda por el cultivo del año pasado y como una ofrenda auspiciosa por la creciente estación del Año Nuevo.

En el primer día de Losar, la principal persona responsable de la casa (usualmente la madre), se levantará bien temprano y preparará chang skol, una cerveza tibetana hecha de cebada mezclada con pequeñas papas, melaza y mantequilla, que luego será hervida. Esta cerveza, junto con las galletitas dulces de Año Nuevo serán distribuídas entre los miembros de la familia, mientras aún estén en la cama. Un poco después, desde las 5:30 a las 6 am, los miembros de la familia se levantarán. Otra tradición es la de dejar un balde de agua afuera de la casa expuesto a las estrellas. A este agua se lo llama dkar chu (agua de estrellas). Por la mañana, antes que las estrellas hayan desaparecido, el balde con agua será llevado adentro de la casa y se lo mezclará con agua caliente o con dkar chu, que será calentado. Cuando el agua esté tibia, los miembros de la familia se lavarán sus cinco extremidades: cara, boca, manos y pies. En las regiones más frías de Tibet no se deja afuera el agua porque podría congelarse. Por eso, se la expone a las estrellas sólo por un rato, bien temprano a la mañana, antes del amanecer. Se cree que el poder de las estrellas reflejadas en el agua puede contribuir a eliminar las enfermedades y otros impedimentos que pueda tener una persona.

Cuando los miembros de la familia se encuentren, tan pronto como se levanten, se deberán saludar los unos a los otros con la frase ´bkra shis bde legs,´ que significa ‘¡Buena suerte y felicidad para ti!’ Luego, los miembros de la familia usarán sus mejores ropas y ornamentos y se sentarán en sus respectivos asientos, según la edad, de mayor a menor. Dos jóvenes, un hombre y una mujer, o dos personas del mismo sexo distribuirán chang o cerveza a los miembros de la familia por orden de edad, de mayor a menor, recitando versos auspiciosos de buena suerte, larga vida y auspicios para sus actividades religiosas. A su vez, los miembros más ancianos recitarán versos auspiciosos para los miembros más jóvenes. La mantequilla en polvo será presentada a cada miembro de la familia tres veces, y se la esparcirá en el aire mientras se recita lo siguiente en las regiones del Tibet oriental: ‘ Una bocanada de mantequilla en polvo, la Gloria del mérito y la felicidad y alegría eterna. ¡Oh! ¡Que alegría !’ (phye mar gyi kha gang/bsod nam gyi dpal gang/ skyid dga la yun ring/ a la la ho). En Tibet central, las palabras auspiciosas son las siguientes: ‘Buena suerte, felicidad y abundancia; que la hermosa madre sea saludable y tenga felicidad duradera; que este día del Año Nuevo nos junte nuevamente con felicidad’. Después, se distribuirá el té en tazas de porcelana o de madera adornadas y cubiertas de seda. Luego, los miembros de la familia tomarán el desayuno de trigo tostado con arroz, batatas, mantequilla y resina llamada bras bsil. Luego se harán ofrendas frente al altar del hogar, y posteriormente en el templo. Otra actividad matinal importante será ir al encuentro del maestro para ofrecerle la tradicional bufanda de seda blanca, junto con otras ofrendas, y para expresarle deseos de larga vida y felicidad.

En el segundo día de Año Nuevo, las personas visitarán las casas de sus familiares más cercanos y recibirán visitas de éstos. Al tercer día, todos los miembros de la familia irán a la parte alta de la casa a colgar las banderitas de oración en un palo colocado en el techo. Permanecerán allí durante un rato, ofreciéndose mantequilla en polvo y tomando té. Luego, para el desayuno, se dirigirán -junto con otros habitantes del área- a un lugar sagrado para autenticar las banderitas de oración, y realizarán el ritual del bsang, ofrendando a los dioses el humo de enhebro junto a otras sustancias perfumadas .

A partir del 4 día, todos visitarán las casas vecinas para invitar a sus vecinos a comer. Comenzarán así a disfrutar de la festividad, jugando y haciendo deportes: dados, bagchen, cantos, danzas , andar a caballo, tirar de la soga para medir fuerzas, competencias de arquería y carreras. La festividad dura, por lo general, 15 días. Pero en los 15 días siguientes, las personas seguirán dentro del clima de festejos del Año Nuevo, celebrando en forma no oficial.

Reimpreso del número 71 de The Mirror
Traducido por: Laura Yoffe
Dibujo de: Bepe Goia