Reflexionando sobre el Legado de Chögyal Namkhai Norbu

En estos días, pensando en el segundo aniversario de la partida de nuestro precioso Maestro, me pregunté a mí mismo sobre cuál era para mí el legado de Chögyal Namkhai Norbu. Yo también estoy tratando de entender cómo interpretar este sentimiento en mi trabajo personal  dentro de un equipo junto a muchos otros que construyen la Fundación  Internacional Ati Yoga (y que deben comunicar el legado de su precioso  fundador al mundo).

Para ser honesto, lo único que viene a mi mente es  el guru yoga. El Ati guru yoga : una brillante  A  blanca en el centro de mi cuerpo. Y no mucho más.  Esto me produce mucho relax y mi visión se amplía, aunque sólo por un rato. Luego, y  para prolongar esta condición,  yo canto el Canto del Vajra para sentirme más  a mí mismo.

¿Y todo lo demás ? Todos los diversos departamentos de la ATIF (Ati Yoga Foundation ) y sus variadas actividades que debemos comunicar al mundo, las preguntas sobre qué está abierto al público externo y qué no, sobre los problemas conectados a las diferentes entidades de la Comunidad Dzogchen, los problemas de la membrecía, los de quién puede dar la transmisión y quién no, los lineamientos para los cursos abiertos al público, y así en más… ¿Estos aspectos son relativos? Yo creo que al final son así.

Luego, considerando que muchos de nosotros hemos sido muy afortunados al comprender el verdadero sentido del guru yoga, si- al menos – pudiéramos practicarlo todos los días , entonces será mucho. Y también  será suficiente que podemos comunicarle a otros  que están alrededor nuestro, sin la presunción de dar una introducción directa al estado de rigpa, sino -simplemente- a través de vivir.

Si  cada día podemos estar  -por unos segundos- en nuestra condición auténtica y  vivir de manera coherente y verdadera, si podemos trabajar con las circunstancias que surgen delante nuestro  con total honestidad interna y externa, indudablemente podremos ser capaces de comunicar el legado de Chögyal Namkhai Norbu a todos los que nos encontremos en el sendero de nuestra vida. Simplemente, necesitamos comportamos con profunda coherencia, sin estar muy distraídos o teniendo – tal vez- un poco de coraje, tratando siempre de respetar la dimensión de los demás y colaborando-al menos- con quienes están cerca nuestro.

Entonces, podemos cometer errores , pero será suficiente con darnos cuenta  y esperar que los demás nos perdonen y que nosotros podamos perdonarlos. En síntesis, necesitamos estar un poquito relajados.-

Por eso, y hablando de tomar coraje, es que decidí comunicar estos pensamientos como discípulo de Rinpoche a sus otros discípulos con los cuales estoy navegando en el mismo barco.

¡ Buena práctica para todos !

Marco Baseggio
Presidente de la Fundación Internacional Atiyoga https://atiyogafoundation.net/
m.baseggio@atiyogafoundation.org

Traducido por :Laura Yoffe