Thog Chag (Thog Lcags) – Antiguos amuletos de la India

By Giorgio Dallorto

En el verano de 1988 en Khyung Lung, en Tíbet Oriental no lejos del Monte Kailash, el Maestro Chögyal Namkhai Norbu tuvo un sueño, un sueño de claridad, con los restos de un chorten [estupa] de la época de Trenpa Namkha.

Al día siguiente, mientras filmaban las ruinas de un antiguo monasterio llamado Shang Shung, él identificó, en un montículo de tierra, los restos del chorten con el que había soñado. Tal cómo en su sueño, el Maestro encontró un orificio en el cual había un objeto metálico: un antiguo garuda, un espléndido thog chag.

Los Thog chag son ornamentos metálicos pequeños que han sido forjado en latón, en bronce o en metal meteórico. Presentan una gran variedad de modelos dependiendo de su época, desde el Neolítico y la Edad de Bronce continuando hasta llegar a la Edad Media. A través de las culturas antiguas de las Estepas del Asia Central, se pueden encontrar similitudes entre thog chag y ornamentos de diferentes fabricantes.

 

 

 

2021 Museo del Arte y Cultura Oriental de Arcidosso, cnn10022013 Garuda con serpientes coronado por las Tres Joyas.

Los thog chag son pequeños objetos de tamaños que varían de 1 a 10 cm. La mayoría de ellos fueron originalmente diseñados como amuletos, aunque con el paso del tiempo se fueron encontrando otros tipos de objetos metálicos hechos a mano como cucharas, pequeños espejos, melongs, cabezas de flechas, partes de armaduras antiguas, etc., que también han llegado ser reconocidos como thog chag.

Los thog chag antiguos se distinguían por su simplicidad, singularidad, y gran originalidad, frutos de la cultura magnífica del Tíbet. Estaban hechos de un metal poroso que era muy suave al tacto y aceitoso al mismo tiempo.

Para los tibetanos la realización de sus deseos siempre ha estado asociada con estos pequeños objetos de bronce. Cuenta una leyenda que las divinidades convirtieron su poder mágico en un rayo que lanzaron, con toda su fuerza, en las entrañas de la Tierra, en donde esta energía se transformó en objetos metálicos. De acuerdo con la leyenda, estos objetos habrían emergido de la tierra en épocas venideras y aquellos que los usaran estarían protegidos de los truenos y de las provocaciones de seres malignos.

En tibetano el término “thog chag” está compuesto por dos sílabas (“thog” y “chag”); “thog” se traduce como “primordial” o “rayo”, mientras que “chag” significa “hierro/metal” o algo metálico. Así se explica la creencia ampliamente difundida entre tibetanos que estos objetos están relacionados con rayos y truenos. Lo más probable es que el término “thog chag” en realidad signifique “metal original”, teoría avalada por el hecho de que varios implementos de la Edad de Piedra eran llamados “thog di” or “thog de” que significa “piedra primordial”. De aquí que los thog chag eran considerados metal “primordial” o prehistórico.

Evidentemente los tibetanos aceptaban fácilmente ciertos pequeños amuletos forjados en aleaciones de cobre usando bronce prehistórico como thog chag. Estos deben ser distinguidos de aquellos forjados en hierro meteórico llamados nan chag (gnam lcags), que literalmente significa “hierro caído del cielo”. Hierro caído del cielo o nam chag  e refiere a un mineral ferroso producido a nivel atmosférico por el poder del viento y del fuego y es entonces una substancia sólida que no ha sido extraída de la tierra.

2021 Museo de Arte y Cultura Orienta de Arcidosso, cnn01752014 thog chag de cabeza de Carnero con dorje, cnn01732014 Lotus de ocho pétalos, cnn01742014 thog chag zoomórfico.

En el S.VII, Padmasambhava subyugó los poderes negativos y los espíritus locales transformándolos en protectores del Dharma. Dorje Legpa era uno de estos espíritus que, una vez transformado en damchen y convertido en un protector del Dharma, tenía la tarea específica de re-forjar los objetos metálicos puros caídos del cielo con poderes sobrenaturales, los que Padmasambhava escondería posteriormente como terma [enseñanzas ocultas]. La mayoría de los thog chag, así como muchas estatuas de divinidades forjadas en Tíbet, son hechas de latón o con una aleación compuesta principalmente de cobre con algo de zinc.

En Tíbet, los thog chag se clasifican en ocho categorías de acuerdo con su color. El color es resultado del contenido metálico del objeto que a su vez varía dependiendo del porcentaje de las distintas aleaciones. Por ejemplo, a mayor cantidad de oro que contenga la aleación, más resplandeciente será el amuleto.

Éstas ocho categorías se pueden, sin embargo, subdividir en tres clases, de acuerdo con la prevalencia de bronce, latón o baitong. Baitong es una aleación compuesta de cobre, níquel y zinc que da una tonalidad plateada debido también al roce continuo del amuleto con la piel de su dueño.

Los términos tibetanos para indicar las aleaciones de cobre son: li mar (compuesto de li que es “cobre” y mar por “rojo”) y li kar (li es “cobre” y kar es “claro”). Li kar tiene una buena cantidad de zinc por lo que resulta similar a baitong.

Al examinar las tres categorías anteriores en más detalle, podemos considerar que la clase de bronce, para ser así considerada, debiera contener no más de 20% de estaño. El estaño es también esencial para el forjado de las campanas y los címbalos. Así muchos thog chag fueron creados con los mismos metales que las campanas, cuyas características distintivas son su color claro y su sonido resonante cuando se las deja caer al suelo. Este sonido es aún utilizado frecuentemente por los tibetanos al verificar su autenticidad. El metal también da al thog chag un valor terapéutico pues la piel absorbe los minerales que son necesarios según los requerimientos del cuerpo.

El más antiguo thog chan es de la época pre-Budista. Corresponde a una forma animal típica del arte antiguo de las Estepas del Asia Central y tiene un simbolismo explícitamente chamán. Con la primera llegada del Budismo, aparecieron formas e imágenes que eran fuertemente influenciadas por el estilo de la India con figuras o símbolos típicamente budistas: Vajrapani, Chenresig, boddhisatvas, mantras, vajras, conchas, nudos infinitos, etc.

Los más notables íconos de forma animal son el águila (khyung) y el león, símbolos de realeza por excelencia en todas las tradiciones. Khyung es también el antiguo nombre de garuda, llamado Shung en la lengua de Shang Shung.

2021 Museo del Arte y Cultura Oriental de Arcidosso, cnn10042013 Khyung o garuda thog chag.

En Khyung Lung o Valle del Garuda, cerca del lago Manasarovar, en medio de un paisaje lunar irreal, se encuentra la residencia de Ligmincha, el último rey de Shang Shung. Se llama Khyunglung Ngulkar, el castillo plateado de águila Khyung. Tanto en la tradición del Bon antiguo como en la budista, garuda es una de las divinidades más importantes, que simboliza, en forma breve, el poder de la energía representada por el fuego.

Fue en las cercanías de este antiguo castillo donde el Maestro Chögyal Namkhai Norbu encontró el thog chag de forma de garuda. Sin embargo, este garuda se perdió misteriosamente durante el viaje de retorno, junto con todo el resto de su equipaje. Por ahora lo único que queda de aquel garuda es una imagen en la película filmada durante esos días en Khyung Lung.

Publicado originalmente en las Cartas de Merigar, octubre 2005.

Traducido por Rita Arqueros